miércoles, 6 de octubre de 2010

ALPHONSE MUCHA ( II )

Daydream


La primavera (1896)


Las Artes: la música (1898)


Estreno de "La dama de las camelias"
para la compañía de la actriz Sarah Bernhardt (1896)


Las cuatro estaciones (1900)


La primera versión del tema de las estaciones era de 1896; podéis observar la diferencia entre ambas comparando la segunda litografía de esta serie, "Spring", con la primera imagen del cuadro de 1900, donde la primavera ya no ofrece la misma sensacion de movimiento; sus cabellos estan recogidos y no forman una aureola alrededor del cuerpo, como la anterior; aquí la actitud de la mujer es estática y mantiene el cuerpo en posición frontal... Escogí la segunda versión porque, de todas formas, cualquiera de las dos me parece fascinante.
Alfons Mucha (1860-1939), nació en Moravia, pero vivió en París desde 1887. Al principio, la bohemia le hizo llevar una existencia miserable -comía solamente lentejas-, y sus amigos llegaron a temer por su vida. Consiguió realizar algunas ilustraciones para revistas y se trasladó a un estudio donde, al menos, comía tres veces al día. Trabó amistad con Rodin, los hermanos Lumière, Gauguin... Paul Gauguin, a la vuelta de uno se sus viajes de Tahití, estaba sin un franco, y fue Mucha quien le ofreció compartir su atélier, de forma que ambos pintaron juntos durante muchos meses, cada uno en su esquina del estudio.
La fama le llegó en 1894, con un cartel litográfico para el teatro de la Renaissance, en el que se anuncia el estreno de la obra "Gismonda", con la actriz Sarah Bernhardt como protagonista. A la gente le gustó tanto, que salían por la noche a arrancar los carteles por las calles. Este fue el principio de su éxito. Se comienza entonces a decir que el art nouveau tiene un nombre: Alfons Mucha.
Como el artista polifacético que era, encontró muchas formas de aplicar su arte a los objetos cotidianos: carteles, sellos postales, joyas, diseños para vidrieras, muebles, esculturas, decorados... El orfebre parisino Georges Fouquet, fascinado por los diseños del pintor, realizó en colaboración con él joyas y decorados que se convirtieron en piezas de colección.
Mucha se basó en el simbolismo y el decadentismo de finales de siglo XIX para crear un arte centrado en el ornamento, la exuberacia vegetal y la línea curva. Para él, el tema dominante era la figura femenina rodeada de formas vegetales, plantas y flores, mosaicos bizantinos y un aura que tenía que ver con lo mágico y lo oculto, elementos alegóricos cercanos al simbolismo. El artista fue iniciado en la Logia Masónica de París en 1898, y se convirtió después en gran maestro de la Logia de Checoslovaquia. Nunca concibió su arte desde la frivolidad, sino desde un punto de vista idealista y visionario.
En 1910, el pintor regresó a Praga y puso su arte al servicio de una mitología eslava, un ciclo de veinte lienzos de gran tamaño, fundamento simbólico del nuevo estado checoslovaco.
Murió en Praga en 1939, días después de haber sido retenido e interrogado por la Gestapo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada