lunes, 23 de mayo de 2011

EDWARD HOPPER ( I )

Chop Suey (1929)


Los Chop Sueys eran restaurantes sin pretensiones, ubicados casi siempre en las plantas superiores de antiguas naves comerciales. En los años 20, sus comedores se convirtieron en reflejo de la moderna sociedad de Nueva York, que acudía allí atraída por su comida china rápida y económica. El cuadro resulta muy llamativo por la luz brillante del sol que entra desde la derecha de la imagen, centrando la atención sobre las dos mujeres. El contraste entre colores fríos y cálidos es muy potente: paredes cálidas, naranjas y ocres del perchero y las ventanas, a diferencia de los malvas y azules de las prendas femeninas... El cuadro posee una dimensión casi cinematográfica; casi se podría hablar de un plano general, con una enorme sensación de dinamismo.


Summer interior (1909)



Este retrato inicia una serie de cuadros acerca de figuras femeninas aisladas dentro de hoteles, habitaciones o lugares de paso. En "Interior de verano" parece habitar una historia; su personaje tiene algo que contar, y quien observa el cuadro es capaz de imaginar un argumento. Es una habitación donde se palpa el silencio, el vacío; una atmósfera opresora llena de devastación y soledad. La mujer da la sensación de estar presa, enjaulada dentro de ese interior bochornoso, cuyas ventanas sólo dejan pasar la luz a través de dos franjas que se reflejan en el suelo. El ambiente es de gran dramatismo; parece que algo terrible le ha sucedido a la mujer. Quizás ha sido abandonada, o se ha enterado de la muerte de alguien cercano... Su parcial desnudez puede sugerir que se ha sometido a un aborto, o que su amante la ha vejado y humillado... En todo caso, su postura corporal no augura nada bueno, sino más bien un derrumbamiento moral.


Automat (1927)


Los Automats eran restaurantes de comida rápida que servían bebidas y platos sencillos a través de máquinas expendedoras de monedas o billetes (originalmente, las máquinas sólo funcionaban con monedas). El primer restaurante "automático" de Estados Unidos se inauguró en Filadelfia en 1902, y el primero en Nueva York, en 1912. A partir de ese momento, se convirtieron en una parte fundamental de la cultura popular de las grandes ciudades. Se trataba de "waiterless restaurants", lugares donde la ausencia de camareros suponía un signo más de la soledad e incomunicación de las grandes urbes, y donde la comida servida por máquinas instaura una nueva señal de despersonalización típica de las sociedades masificadas.


Habitación de hotel (1931)




El escritor John Updike dedicó un poema a este cuadro de Hopper, comparándolo con una obra del pintor holandés Vermeer:



"En combinación, los ojos bajos,
la heroína de esta habitación contempla
una carta abierta sobre sus rodillas desnudas.
Sus ojos y su cara permanecen en la sombra.
El día se extingue en el exterior, vibrante
de una circulación invisible.
En esta habitación, con sus maletas que,
cerca de un sillón de felpa verde de los años 30,
descolorido por el sol, esperan, lastimeras,
ser deshechas,
ya estuvimos antes, antes incluso que la luz
oblicua.
Por algún misterioso testigo
estamos aquí, invitados a respirar
junto a esa mujer sola
que los planos enmarcan sólidamente;
la carta, la joven cosiendo...
así es como Hopper nos dice:
yo soy Vermeer.





Cine en Nueva York (1939)




Se está proyectando una película en un cine elegante: terciopelo escarlata, hermosas lámparas... En un aparte, la acomodadora permanece absorta, aislada de todo, con la luz proyectada sobre ella, como si se tratara del personaje real de la película. ¿Qué secreto guarda? ¿Qué está pensando? Parece cansada, harta de su trabajo; quizá sea sábado por la noche y esté deseando que acabe la sesión para encontrarse con su nueva cita. Hay un misterio que nos intriga; una escena de película que se desarrolla mientras se está proyectando la otra película. Se mezcla la realidad y la ficción.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado leer estos comentarios de las obras de Hopper que presentas, sin duda que eres toda una experta en materia artística. Las pinturas de Hopper siempre me han subyugado por ser un reflejo de la sociedad de su tiempo que ha trascendido hasta el nuestro, y sobre todo, el reflejo de esa soledad del ser humano frente a la civilización actual. Son un tanto desasosegantes, a la vez que poseedoras de un gran lirismo. Y sí, ciertamente, recuerdan a Vermeer por su afán de representar mujeres realizando tareas cotidianas o simplemente posando en interiores.

    Al que desconocía era al poeta John Updike y me ha gustado mucho ese poema. Tampoco sabía nada sobre los chop sueys y mira, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

    Yo me dediqué a la pintura años ha, aunque hube de buscarme otro medio de vida porque para poder vivir del arte hay que tener o muy buena suerte o muy buenos padrinos, pero echo bastante de menos los pinceles, aunque ahora he descubierto el placer de la pluma virtual.

    Te dejo un beso enorme, neñina y disfruta mucho del fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. No he podido responder a tu comentario hasta ahora, porque me despisté y no lo había visto.
    Creo que, con sólo mirar tus blogs, se ve que tú sí eres una experta en arte; es increíble pasearse por ellos y contemplar tal cantidad de cuadros de autores muchas veces desconocidos, pero lienzos bellísimos, impactantes... De verdad es un placer aprender arte y literatura en tus blogs.

    Yo lo que aprendí de Hopper lo saqué de diferentes fuentes; fui recopilando información sobre cada cuadro, como el poema
    ese de Updike en el que compara a Hopper con Vermeer... son cosas que encontré por casualidad, dedicándome a investigar un poco sobre este pintor, que me subyuga.

    Desconocía que te hubieras dedicado a la pintura, Mayte. Pero, aunque no puedas vivir de ello, hazlo como algo vocacional, como una forma de auto-expresión. Si no, lo echarás de menos. Se nota, por tus blogs, que te apasiona.

    Disfruta de la semana (aunque tengamos un tiempo de perros) y recibe un abrazo fuerte.

    Carmen

    ResponderEliminar