viernes, 13 de mayo de 2016

Soneto de Miguel Hernández


¿Recuerdas aquel cuello, haces memoria
del privilegio aquel, de aquel aquello
que era, almenadamente blanco y bello,
una almena de nata giratoria?

Recuerdo y no recuerdo aquella historia
de marfil expirado en un cabello,
donde aprendió a ceñir el cisne cuello
y a vocear la nieve transitoria.

Recuerdo y no recuerdo aquel cogollo
de estrangulable hielo femenino
como una lacteada y breve vía.

Y recuerdo aquel beso sin apoyo
que quedó entre mi boca y el camino

de aquel cuello, aquel beso y aquel día.

Miguel Hernández:  El rayo que no cesa 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada