sábado, 16 de noviembre de 2013

IN MEMORIAM



A la memoria de mi padre  Francisco  (1928-2013)



 Donde quiera que estés,
 recuerda 
 que a pesar de la muerte,
 seguirás existiendo,
 que estás vivo en nosotros,
 completamente vivo,
 como entonces,
 que apareces en sueños
 y te escondes de manera aleatoria
 bajo cualquier forma radiante de luz.
 Sé que continúas viviendo
 -en tu existencia de estancias abiertas-
 que sobrevivirás siempre
 en el espacio invisible
 de nuestro corazón
 y nuestra memoria.
(Fotografía de Veronika Pinke)

5 comentarios:

  1. Hace tiempo que no venía a tu hermosísimo blog. Todo lo que hay en él es de un valor elemental e íntimo. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a los dos.
    La muerte de mi padre ha sido lo más duro y frío de toda mi vida. Aún no me he hecho a la idea de no volver a verle y no quiero aceptar su pérdida. Duele demasiado...

    ResponderEliminar
  3. Muy fuerte, Juan Carlos. Duele como el corte de un cuchillo sobre la piel más blanda. Es terriblemente duro y doloroso, y lo único que puedes hacer para aliviar ese dolor es exponerlo, sacarlo a la luz, darle voz, contarlo o escribirlo. Actúa como un lenitivo, aunque la pérdida de mi padre sea irreversible y esa certeza me acompañe cada día...

    ResponderEliminar