jueves, 9 de enero de 2014

Poema de ANA ROSSETTI

 


 IV
Apoyar la frente enfebrecida en la nublada celosía del confesionario. Enumerar los inasibles recorridos de la serpiente. Buscar un nombre para hacer cada crimen discernible. Dibujar las noches; las llagas de las paredes encaladas en las oscuridad, brillando; los colibríes enzarzados, enredando sus lenguas de pistilo bajo los rígidos almidones de mis tocas. Apoyar la frente. Abandonarse. Sentir cómo el anillo que atenaza mi corazón se me resbala por el pecho como un crisantemo decapitado.


Texto de Ana Rossetti (Virgo potens, 1994) 
Imagen: Lady Lilith, de Dante Gabriel Rossetti

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada