martes, 7 de junio de 2016

MARILYN


Bourbon y Nembutal para la diosa,
 fragilidad escondida
tras unas cuantas gotas de Chanel.
Marilyn perdida
en la soledad de los pianos blancos,
insomnio mezclado con Veronal
y lápiz de labios.
Un teléfono rojo
mordería sus pecas esa noche
-aquella fue la última-
antes que el frío 
inundase para siempre
el ancho espacio rubio de sus venas.

Carmen Cabeza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada